ARTROSIS

Información sobre la enfermedad



ARTROSIS - HIPERnatural.COM
2000 - 2013 © HIPERnatural.COM
ARTROSIS
Artrosis.

Definición.

La artrosis es un síndrome que se caracteriza por la degeneración y erosión progresivas del cartílago, asociadas a una proliferación ósea.

El cartílago normal está compuesto principalmente por:

•Células: condrocitos.

•Un cemento proteico constituido por fibras de colágeno y por agregados de proteoglicanos y de ácido hialurónico.

El cartílago está en continua renovación. Los condrocitos sintetizan un nuevo cemento intercelular y, al mismo tiempo, destruyen el cemento más antiguo. Contienen dos tipos de enzimas: enzimas de síntesis y enzimas de destrucción o enzimas proteolíticos.

El cartílago es un tejido muy frágil. Un daño en los condrocitos implica una ruptura del equilibrio metabólico entre construcción y destrucción. Se acompaña siempre de modificaciones bioquímicas que activan a los enzimas proteolíticos.

Degradación del cartílago.

Se ha demostrado el papel preponderante que desempeñan los radicales libres en el fenómeno artrósico de la condrolisis, ya que la degradación del cartílago se debe, en gran parte, a la acción de los radicales libres sobre los condrocitos.

Esta acción se produce debido a varios factores desencadenantes. Podemos describir los dos mejor conocidos: microtraumatismos reiterados y envejecimiento.

Microtraumatismos.

Los microtraumatismos son responsables de la inflamación crónica, siempre presente en la artrosis. Esta inflamación es debida a la presencia intra - articular de micropartículas que tienen como origen la destrucción del cartílago. Se acompaña de manifestaciones dolorosas e hiperproducción de radicales libres.

Los radicales libres se liberan en grandes cantidades durante las fagocitosis de los macrófagos y polimorfonucleares, atraídos por los mediadores de la inflamación (leucotrieno B4 e interleucina 1 principalmente)

Estas células liberan también prostaglandinas y leucotrienos.

Envejecimiento.

Nuestro organismo posee sistemas protectores anti - radicalarios (principalmente enzimáticos: superóxido dismutasa, catalasa, peroxidasa. El envejecimiento se acompaña de un debilitamiento del potencial enzimático y, por consiguiente, de una disminución de la "guardia" frente a la acción de los radicales libres. Varios fenómenos patológicos y ciertos medicamentos pueden alterar la acción de los antioxidantes.

Un buen tratamiento deberá proteger los condrocitos frente a los radicales libres y también romper el círculo vicioso de la inflamación crónica causante de la producción de éstos.

Igualmente, se debe favorecer la formación de nuevos cartílagos nutriendo bien los condrocitos. Las células cartilaginosas necesitan una buena vascularización y materiales de construcción, principalmente minerales: calcio, fósforo y sílice.

La sílice está implicada en la construcción de numerosos tejidos: conjuntivo, óseo y cartilaginoso.

Tratamiento.

Crisis aguda.

Lo primero que habrá que hacer es tratar el dolor para conseguir recuperar la movilidad de la articulación, pues el reposo favorece la aceleración de la destrucción del cartílago por disminución de la circulación sanguínea local. El dolor se debe principalmente a la inflamación del tejido sinovial.

Fitoterapia.

Plantas medicinales que pueden utilizarse en el tratamiento de la artrosis.

En la crisis aguda se recomiendan plantas antiinflamatorias tales como Harpagofito, Reina de los prados, Sauce o Grosellero, utilizando posologías elevadas para tratamiento de ataque.

Tratamiento de fondo.

Tratamiento clásico.

Los tratamientos clásicos propuestos actualmente no actúan sobre el proceso degenerativo. Además, los antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) presentan efectos adversos bien conocidos, principalmente a nivel gastroduodenal.

Tratamiento higiénico - dietético.

Conviene evitar el sobrepeso y movilizar las articulaciones.

Fitoterapia.

La fitoterapia desempeña un papel importante en el tratamiento de fondo de la artrosis, actuando en tres frentes:

Sobre la inflamación crónica de la sinovial (responsable de la hiperproducción de radicales libres) inhibiendo la síntesis de ciertos mediadores celulares.

Sobre el proceso degenerativo, protegiendo los condrocitos de la acción de los radicales libres.

Sobre las necesidades en materiales para reconstruir el cartílago, aportando los minerales necesarios para la síntesis de cartílagos nuevos.

Podríamos recomendar Harpagofito, Sauce, Reina de los prados, Grosellero negro, Ginkgo, Alfalfa, Cola de caballo y Ortiga.

1. Inflamación crónica de la sinovial.

De nuevo debemos hacer referencia a las plantas antiinflamatorias bastante eficaces y sin efectos secundarios importantes tales como harpagofito, reina de los prados, sauce y grosellero negro, citadas anteriormente.

Éstas tienen la propiedad además, de disminuir la producción de radicales libres. El paciente sentirá los efectos beneficiosos bastante rápidamente, el tiempo de desentumecimiento de las articulaciones por la mañana será menor y se verá disminuida la sensación de dolor.

2. Proceso degenerativo.

Para actuar sobre los procesos degenerativos debemos proteger a los condrocitos de la acción de los radicales libres. Para este fin, se utilizará una planta con propiedades antioxidantes muy marcadas: ginkgo biloba.

3. Necesidad de materiales de construcción.

Debido a su continuo remodelamiento, el cartílago necesita materiales de construcción, principalmente calcio, fósforo y sílice.

La sílice desempeña un papel importante en la organización estructural de la trama proteica.

Las plantas medicinales ricas en sílice se utilizan abundantemente en reumatología, en el tratamiento de fondo de la artrosis, así como en cosmética, para prevenir la aparición de arrugas.

Plantas adecuadas para esta enfermedad.

Harpagofito.

Grosellero negro.

Reina de los prados.

Ginkgo.

Alfalfa.

Cola de caballo.

Ortiga.


Productos Relacionados