GOTA

Información sobre la enfermedad



GOTA - HIPERnatural.COM
2000 - 2013 © HIPERnatural.COM
GOTA
Gota.

Es la inflamación de las articulaciones causada por el depósito en su interior de cristales de ácido úrico.

Su presencia causa dolor, enrojecimiento, calor e hinchazón.

Puede afectar cualquier articulación, pero la más frecuente y típica es la metatarso - falángica (la primera) del dedo gordo del pie (Podagra)

Es 20 veces más común en el hombre.

Complicaciones.

En caso de no seguirse ningún tratamiento:

Articulaciones deformadas y paralizadas.

Piedras en el riñón.

Inflamación de los huesos, ligamentos y tendones.

Pronóstico.

La primera crisis puede durar unos pocos días; las crisis recurrentes son comunes cuando no se siguen ningún tratamiento o medidas higiénicas para reducir los niveles de ácido úrico en la sangre.

Los síntomas pueden ser eliminados mediante un tratamiento.

Prevención.

Evite los factores de riesgo en todo lo posible.

Evite comer grandes cantidades de alimentos ricos en ácido úrico como.

Anchoas.

Sardinas.

Mollejas.

Riñones.

Hígado.

Diagnóstico y tratamiento.

Diagnóstico.

Análisis de laboratorio:

análisis de sangre para el control de los niveles de ácido úrico y del líquido de las articulaciones.

rayos X.

escáner de huesos.

Tratamiento.

El objetivo del tratamiento es controlar los síntomas y descubrir la causa subyacente.

Utilice compresas frías sobre las articulaciones doloridas.

Evite el peso de la ropa de cama sobre las articulaciones doloridas colocando una varilla que eleve las sábanas para que no le rocen las articulaciones.

Medicación.

Medicación anti - inflamatoria no esteroide para controlar la inflamación de las articulaciones doloridas; la Indometacina es particularmente eficaz.

Pueden utilizarse medicamentos con prescripción médica, como colchicina o prednisona, para controlar el dolor en caso de una crisis aguda.

Para algunos pacientes se aplica una medicación de larga duración, como alopurinol, con el objeto de reducir la producción de ácido úrico; o probenecid para incrementar la excreción de ácido úrico por parte del riñón. Estos medicamentos tienen unos efectos secundarios importantes.

Dieta.

No coma hígado, mollejas, riñones, anchoas ni sardinas.

Beba de 10 a 12 vasos de agua diariamente. Las cantidades grandes de agua mantienen la orina diluída (lo que ayuda a prevenir las piedras en el riñón)

No tome bebidas alcohólicas, en especial cerveza o vino tinto (pueden empeorar o detonar una crisis)

Si es usted obeso, siga una dieta de pérdida de peso bajo el seguimiento de su médico. No realice ninguna dieta de choque: una pérdida brusca de peso podría provocarle una crisis de gota.

Con esta enfermedad se aconseja seguir la siguientes dietas:

Dieta pobre en purinas.

Factores de riesgo.

Uso de medicamentos:

Diuréticos (para orinar) como, por ejemplo, hidroclorotiacida.

Algunos antibióticos.

Anticancerosos, sobre todo en el tratamiento de cánceres de la sangre.

Algunas enfermedades de la sangre, como la policitemia y la leucemia. Historial familiar de gota.

Hombres mayores de 60 años.

Obesidad.

Varias enfermedades, como:

Los problemas de tiroides.

Enfermedades del riñón.

Algunas anemias.

Hiperlipidemia.

Presión sanguínea alta.

Diabetes.

Enfermedades vasculares.

Tratamientos con radiación o cirugía.

Causas.

Un alto nivel de ácido úrico en la sangre debido al incremento en su producción o a la reducción en su eliminación por los riñones.

Signos y síntomas.

Aparición repentina de un dolor agudo en la articulación inflamada, normalmente en la base del dedo gordo del pie o en articulaciones mayores.

El dolor es exquisitamente sensible (cualquier roce lo vuelve insoportable)

Las articulaciones afectadas se enrojecen, se calientan, aparecen hinchadas y muy tensas.

La piel que cubre las articulaciones está también enrojecida y brillante.

En casos de larga duración aparecen depósitos de ácido úrico debajo de la piel, en pabellones auriculares y dorso de las manos principalmente; son los denominados "tofos gotosos".

El exceso de ácido úrico en la sangre provoca la aparición de piedras en los riñones.


Productos Relacionados