RAÍZ DE LARGA VIDA

angélica angelica archangelica



RAÍZ DE LARGA VIDA (angélica angelica archangelica) - HIPERnatural.COM
2000 - 2013 © HIPERnatural.COM
RAÍZ DE LARGA VIDA
angélica angelica archangelica
Otros Nombres:

Ajonjera, Hierba del Espíritu Santo, Hierba de los Ángeles, Raíz de Larga Vida.

Es una típica planta norteña. En Groenlandia forma grandes extensiones, y sus habitantes la usan abundantemente desde tiempos remotos. Al no ser planta mediterránea, no pudo ser registrada por los grandes médicos y botánicos de la antigüedad clásica. Se comenzó a usar en Europa en la Edad Media, durante las grandes epidemias de peste. Muchos apestados la buscaban desesperadamente como el último remedio antes de rendirse a la muerte, ya que se había propagado una leyenda, según la cual el arcángel Gabriel la mostró a un sabio ermitaño, para que pudiera combatir la peste. De ahí que monjes y frailes la cultivaran en sus conventos, con el fin de elaborar con ella diversos tipos de remedios, desgraciadamente todos en forma de licor alcohólico.

Hábitat: originaria del norte de Europa y de Asia, aunque su cultivo y su uso se han extendido por todo el mundo. Prefiere los lugares fríos y húmedos, cerca de ríos y pantanos.

Descripción: planta herbácea de la familia de las Umbelíferas, que suele medir 1 - 2 m de altura. Su.

tallo es grueso y acanalado, en cuyo extremo se encuentran las flores distribuidas en forma de umbela. Existe cierto riesgo de confundirla con la cicuta, que también pertenece a la misma familia, aunque sus diferencias son significativas. Además la angélica desprende un agradable aroma entre picante y dulzón, mientras que el de la cicuta es muy desagradable.

Partes utilizadas: la raíz sobre todo, y también las hojas tiernas y las semillas.

Propiedades e indicaciones: la angélica se recomendaba para una larga lista de dolencias, desde la peste hasta el reuma, como si de una panacea se tratase. Sus principios activos son el felandreno, de acción digestiva y espasmolítica, y la angelicina, que ejerce una acción sedante y equilibradora sobre el sistema nervioso. A estos dos principios activos se deben sus auténticas propiedades medicinales:

Digestiva y carminativa: es un gran tónico y estimulante de las funciones del aparato digestivo. Aumenta el apetito, facilita la digestión, aumenta la secreción de jugos gástricos, y elimina los gases y fermentaciones intestinales. Es la planta por excelencia para los inapetentes, debilitados y dispépticos. Resulta muy indicada para quienes padecen de estómago caído o atónico (ptosis gástrica) Da buenos resultados en caso de jaqueca de origen digestivo.

Tonificante y equilibradora del sistema nervioso: Resulta muy útil en los casos de depresiones, neurosis y debilidad nerviosa. Se recomienda también a estudiantes en época de exámenes, personas con estrés, convalecientes de enfermedades debilitantes, y, en general, a todos aquellos que tengan que superar alguna prueba difícil.

Los baños con agua de angélica tienen un efecto muy saludable sobre el sistema nervioso.

Tiene también efectos diuréticos y expectorantes, aunque de menor intensidad que los anteriores.

Uso: en infusión o decocción que se realiza con la raíz triturada, que es la parte mas activa de la planta, a razón de 20 a 30 gramos por litro de agua. También se pueden añadir hojas tiernas y semillas. Se toma una taza de tisana antes de cada comida, hasta 3 al día.

Para uso externo, se usa en baños con una decocción con 100 gramos de planta en un litro de agua, que se añade al agua de baño.

Precauciones: es importante no preparar licores con esta planta, ya que los efectos nocivos - debido a su elevado contenido alcohólico - superan a sus posibles propiedades medicinales.


Productos Relacionados