SOBREPESO

Información sobre la enfermedad



SOBREPESO - HIPERnatural.COM
2000 - 2013 © HIPERnatural.COM
SOBREPESO
Sobrepeso.

Definición.

La obesidad se define como un exceso de tejido graso, que conlleva una sobrecarga ponderal superior a un 15% con relación al "peso ideal". Se habla de sobrepeso cuando se tiene un exceso de peso entre un 10 y un 15% respecto al peso ideal. Siendo el peso ideal aquel que estadísticamente proporciona un esperanza de vida más larga.

El exceso de peso es un factor real de riesgo cuando sobrepasa el 30 %. Por lo general, este hecho suele suceder en personas adultas. Este sobrepeso puede conducir a un aumento de la frecuencia de aparición de otras enfermedades, como accidentes cardiovasculares, hipertensión, diabetes, hiperlipidemia, artrosis.

Este es el punto importante para combatir el sobrepeso, independientemente del aspecto estético.

Referencias Fisiológicas.

En el momento en el que el aporte calórico es superior al gasto energético, se almacena el exceso. El almacenamiento de energía en el organismo se hace bajo dos formas:

• En forma de glucógeno, almacenado en el hígado y en los músculos, y así constituye las reservas glucídicas.

• En forma de triglicéridos (ácidos grasos + glicerol) almacenados en el tejido adiposo, constituyendo las reservas lipídicas.

El tejido adiposo está formado esencialmente por adipocitos y agua. En el adipocito se producen dos tipos de procesos bajo influencia hormonal:

• la lipogénesis y la lipolisis.

Referencias Fisiológicas.

La lipogénesis se traduce por el almacenamiento de los ácidos grasos en forma de triglicéridos (3 ácidos grasos unidos a 1 glicerol) Los ácidos grasos procedentes de nuestra alimentación son transportados por vía sanguínea y penetran pasivamente en el adipocito. Para convertirse en una forma de almacenamiento (triglicérido) se deben unir, en el adipocito, a una molécula de glucosa transformada en glicerol. La glucosa sólo penetra en la célula a través de los receptores de membrana específicos activados por la insulina.

La insulina es la hormona de la lipogénesis. Se segrega proporcionalmente ante cualquier aporte de azúcar alimenticio. El almacenamiento de grasa en el adipocito sólo puede tener lugar en presencia de insulina.

Referencias Fisiológicas.

La lipolisis es un proceso complejo que consiste en “romper” la grasa almacenada en el adipocito mediante un enzima que es la trigliceril - lipasa. Este enzima actúa sobre la grasa (en forma de triglicéridos) descomponiéndola en ácidos grasos y glicerol y así se pueden liberar del adipocito. Esta enzima se activa tras una cascada de reacciones enzimáticas intracelulares, desencadenadas por la unión de la adrenalina a su receptor de membrana. En condiciones normales la adrenalina una vez segregada es destruida rápidamente por la O - metiltransferasa que condiciona la duración de su vida y por tanto su actividad.

Referencias Fisiológicas.

La lipolisis y la lipogénesis se alternan constantemente según las necesidades de nuestro organismo. Ambas dependen:

• De los aportes calóricos alimenticios y del gasto calórico que hacemos;

• Del control de la insulina y de la adrenalina.

Además, este equilibrio está regulado a nivel hipotalámico. La lipogénesis es prioritaria sobre la lipolisis puesto que la insulina tiene una actividad predominante sobre la de la adrenalina. Esto significa que:

• La lipolisis no puede efectuarse más que en ausencia de secreción de insulina, por tanto cuando no se ingiere azúcar rápido con la alimentación;

• Los lípidos sólo se podrán almacenar en presencia de glucosa.

Tratamiento.

1. Medicamentos "Clásicos".

Hormonas Tiroídeas.

Antiguamente, algunos médicos recomendaban para el tratamiento del sobrepeso este tipo de productos ya que producen un aumento en el metabolismo basal de glúcidos, lípidos y proteínas, induciendo un adelgazamiento rápido. No obstante, las indicaciones aceptadas para el uso terapéutico de las hormonas tiroideas son hipotiroidismo y bocio simple, donde actúan como una importante terapia de reemplazo ante la hipofunción tiroidea. Aún en estos casos, deben utilizarse con precaución y atendiendo a unas pautas posológicas adecuadas pues tienen numerosos efectos secundarios como son: calor, hiperactividad cardíaca, temblor, sudoración, intranquilidad, nerviosismo, debilidad muscular e insomnio.

Anorexígenos.

Son medicamentos que tienen una fórmula química tipo anfetamínica. Actúan sobre el hipotálamo provocando sensación de saciedad con lo que se disminuye el apetito y consiguientemente la ingesta y el peso. Este efecto suele ser temporal, es decir, son eficaces durante las primeras semanas. Por eso, se emplean en algunos casos, como apoyo psicológico al comienzo del tratamiento y siempre por prescripción y estricto control médico. Debido a su acción sobre el sistema nervioso central (SNC) pueden producir nerviosismo, irritabilidad e insomnio, seguidos de fatiga y depresión. Y, por su acción a nivel periférico, taquicardia, palpitaciones y aumento de la presión arterial. Presentan farmacodependencia y efecto rebote.

Diuréticos.

Los diuréticos eliminan líquidos de nuestro organismo al mismo tiempo que ciertos minerales. Pueden provocar problemas electrolíticos. Además, el organismo recupera inmediatamente el agua eliminada con sólo tomar una bebida. No obstante, los diuréticos pueden ser útiles en ciertos casos, pero siempre deben utilizarse bajo control médico.

Fitoterapia.

Podemos emplear plantas con mucílago como Fuco e Ispágula, plantas con taninos como verde, plantas lipolíticas como Efedra y verde, y plantas diuréticas como Abedul y Ortosifón.

Plantas ricas en mucílago.

Modos de acción.

Los mucílagos son polisacáridos complejos o macromoléculas cíclicas, no asimilables, muy hidrofílicas, que se encuentran en las algas y en los tegumentos externos de ciertas semillas. Tienen la propiedad de hincharse con el agua y dar lugar a soluciones coloidales o geles voluminosos que pueden englobar una parte de las secreciones digestivas y de los alimentos. La formación de este gel provoca dos tipos de efectos sobre el tubo digestivo:

• Efectos mecánicos:

A nivel gástrico, la formación del gel voluminoso se acompaña de una sensación de plenitud y saciedad. Por tanto, se aprovecha esta propiedad para producir un efecto saciante mecánico y disminuir así el apetito.

A nivel intestinal, la formación de un gel voluminoso produce un aumento del bolo fecal que estimula el peristaltismo intestinal obteniéndose una mejora del tránsito intestinal. Por este mecanismo se recomienda en el tratamiento del estreñimiento y en caso de intestino perezoso.

• Efectos sobre la absorción.

La asimilación de grasas y azúcares se ve disminuida ya que al ser englobados en el gel se disminuye la absorción de éstos, con lo que se consigue que la asimilación calórica también se vea reducida.

Sabemos que el colesterol se forma, entre otras cosas, a partir de las sales biliares, y que éstas se eliminan en muy pequeña cantidad ya que siguen el ciclo enterohepático. En presencia de los mucílagos, la absorción de las sales biliares se ve disminuida ya que quedan englobadas en el gel mucilaginoso formado con los líquidos. Esto hace que el ciclo enterohepático se rompa disminuyendo la absorción de los ácidos biliares y produciéndose un mayor aumento de su eliminación por vía fecal. Este proceso puede afectar de forma indirecta a los niveles sanguíneos de colesterol, disminuyendo este último.

Sobre los azúcares, los mucílagos hacen que aquellos se absorban más lentamente; por tanto, se produce una disminución de la secreción de insulina, lo que impide el almacenamiento de los ácidos grasos en los adipocitos.

Plantas con taninos.

Modo de acción.

Los taninos tienen estructura polifenólica, los condensados son polímeros flavínicos de unidad catecol condensados. Estas moléculas tienen la propiedad de combinarse con las proteínas formando complejos indisociables. En el tubo digestivo, se combinan con los enzimas digestivos (proteasas, amilasas, lipasas) que como ya sabemos son proteínas y forman con los taninos unos complejos que inhiben su actividad. Se explican estos fenómenos por establecimientos de enlaces debidos a puentes de hidrógeno y a fuerzas de Van der Waals. Al estar estos enzimas inhibidos, los nutrientes ingeridos con la alimentación no pueden ser transformados, en su totalidad, en formas mas elementales absorbibles por el enterocito. Por tanto, los taninos pueden actuar disminuyendo la absorción de una parte de los nutrientes, sobre todo glúcidos y lípidos (moléculas de mayor tamaño)

Se utiliza el verde (hoja) que mediante sus taninos, la mayor parte catéquicos, disminuye la asimilación de los glúcidos y de los lípidos ingeridos. Esto puede dar lugar a una secreción menor de insulina y a un menor almacenamiento de grasa en los adipocitos.

Plantas Lipolíticas.

Modo de acción.

Las plantas lipolíticas actúan a nivel del adipocito favoreciendo la destrucción y eliminación de las grasas del mismo. Para ello, estimulan indirectamente la trigliceril - lipasa que va a romper los triglicéridos, que como ya hemos indicado anteriormente es su forma de almacenamiento, en ácidos grasos y glicerol, moléculas que en esa forma pueden ya ser liberadas.

Plantas Diuréticas.

Algunos autores preconizan recomendar el empleo de plantas con propiedades diuréticas, al principio del tratamiento. Esto se justifica cuando la sobrecarga ponderal está asociada a una mala circulación en los miembros inferiores, con una sensación de “pesadez de piernas”, o bien cuando se quiere que el estado psicológico de la persona sea favorable, ya que la pérdida de líquido se traducirá también en una sensación de disminución de la talla. No hay que olvidar, como se ha dicho anteriormente, que esto será pasajero, y se volverá a recuperar el líquido con nuevas ingestiones de bebidas.

Se utilizan, generalmente en asociación con plantas lipolíticas, las siguientes especies:

Abedul (hoja) que gracias a un alcohol terpénico (betulinol) y a ciertos flavonoides, posee propiedades diuréticas suaves.

Ortosifón (hoja) poder diurético que aumenta la excreción de urea y de cloruros, se utiliza frecuentemente como coadyuvante en tratamientos de adelgazamiento. La utilización de esta planta a corto y medio plazo carece de toxicidad.

Tratamiento.

Podemos emplear plantas con mucílago como Fuco e Ispágula, plantas con taninos como verde, plantas lipolíticas como Efedra y verde, y plantas diuréticas como Abedul y Ortosifón.

Plantas ricas en mucílago.

Modos de acción.

Los mucílagos son polisacáridos complejos o macromoléculas cíclicas, no asimilables, muy hidrofílicas, que se encuentran en las algas y en los tegumentos externos de ciertas semillas. Tienen la propiedad de hincharse con el agua y dar lugar a soluciones coloidales o geles voluminosos que pueden englobar una parte de las secreciones digestivas y de los alimentos. La formación de este gel provoca dos tipos de efectos sobre el tubo digestivo:

• Efectos mecánicos:

A nivel gástrico, la formación del gel voluminoso se acompaña de una sensación de plenitud y saciedad. Por tanto, se aprovecha esta propiedad para producir un efecto saciante mecánico y disminuir así el apetito.

A nivel intestinal, la formación de un gel voluminoso produce un aumento del bolo fecal que estimula el peristaltismo intestinal obteniéndose una mejora del tránsito intestinal. Por este mecanismo se recomienda en el tratamiento del estreñimiento y en caso de intestino perezoso.

• Efectos sobre la absorción.

La asimilación de grasas y azúcares se ve disminuida ya que al ser englobados en el gel se disminuye la absorción de éstos, con lo que se consigue que la asimilación calórica también se vea reducida.

Sabemos que el colesterol se forma, entre otras cosas, a partir de las sales biliares, y que éstas se eliminan en muy pequeña cantidad ya que siguen el ciclo enterohepático. En presencia de los mucílagos, la absorción de las sales biliares se ve disminuida ya que quedan englobadas en el gel mucilaginoso formado con los líquidos. Esto hace que el ciclo enterohepático se rompa disminuyendo la absorción de los ácidos biliares y produciéndose un mayor aumento de su eliminación por vía fecal. Este proceso puede afectar de forma indirecta a los niveles sanguíneos de colesterol, disminuyendo este último.

Sobre los azúcares, los mucílagos hacen que aquellos se absorban más lentamente; por tanto, se produce una disminución de la secreción de insulina, lo que impide el almacenamiento de los ácidos grasos en los adipocitos.

Plantas con taninos.

Modo de acción.

Los taninos tienen estructura polifenólica, los condensados son polímeros flavínicos de unidad catecol condensados. Estas moléculas tienen la propiedad de combinarse con las proteínas formando complejos indisociables. En el tubo digestivo, se combinan con los enzimas digestivos (proteasas, amilasas, lipasas) que como ya sabemos son proteínas y forman con los taninos unos complejos que inhiben su actividad. Se explican estos fenómenos por establecimientos de enlaces debidos a puentes de hidrógeno y a fuerzas de Van der Waals. Al estar estos enzimas inhibidos, los nutrientes ingeridos con la alimentación no pueden ser transformados, en su totalidad, en formas mas elementales absorbibles por el enterocito. Por tanto, los taninos pueden actuar disminuyendo la absorción de una parte de los nutrientes, sobre todo glúcidos y lípidos (moléculas de mayor tamaño)

Se utiliza el verde (hoja) que mediante sus taninos, la mayor parte catéquicos, disminuye la asimilación de los glúcidos y de los lípidos ingeridos. Esto puede dar lugar a una secreción menor de insulina y a un menor almacenamiento de grasa en los adipocitos.

Plantas Lipolíticas.

Modo de acción.

Las plantas lipolíticas actúan a nivel del adipocito favoreciendo la destrucción y eliminación de las grasas del mismo. Para ello, estimulan indirectamente la trigliceril - lipasa que va a romper los triglicéridos, que como ya hemos indicado anteriormente es su forma de almacenamiento, en ácidos grasos y glicerol, moléculas que en esa forma pueden ya ser liberadas.

Plantas Diuréticas.

Algunos autores preconizan recomendar el empleo de plantas con propiedades diuréticas, al principio del tratamiento. Esto se justifica cuando la sobrecarga ponderal está asociada a una mala circulación en los miembros inferiores, con una sensación de “pesadez de piernas”, o bien cuando se quiere que el estado psicológico de la persona sea favorable, ya que la pérdida de líquido se traducirá también en una sensación de disminución de la talla. No hay que olvidar, como se ha dicho anteriormente, que esto será pasajero, y se volverá a recuperar el líquido con nuevas ingestiones de bebidas.

Se utilizan, generalmente en asociación con plantas lipolíticas, las siguientes especies:

Abedul (hoja) que gracias a un alcohol terpénico (betulinol) y a ciertos flavonoides, posee propiedades diuréticas suaves.

Ortosifón (hoja) poder diurético que aumenta la excreción de urea y de cloruros, se utiliza frecuentemente como coadyuvante en tratamientos de adelgazamiento. La utilización de esta planta a corto y medio plazo carece de toxicidad.

Plantas adecuadas para esta enfermedad.

Fuco.

Ispágula.

Té verde.

Efedra.

Ananás.

Fasolina.

Garcinia cambogia.

Glucomanano.

Guaraná.

Karaya.

Papaya.

Spirulina.


Productos Relacionados