LUPUS ERITEMATOSO SISTEMICO (LES)

Información sobre la enfermedad



LUPUS ERITEMATOSO SISTEMICO (LES) - HIPERnatural.COM
2000 - 2013 © HIPERnatural.COM
LUPUS ERITEMATOSO SISTEMICO (LES)
Lupus eritematoso sistemico (LES)

Enfermedad autoinmune que afecta al tejido conectivo y los riñones, principalmente.

De cada 10 afectados, 9 son mujeres.

Pronóstico.

No hay cura para esta enfermedad.

La esperanza de vida es de un 70 % a los 10 años del diagnóstico.

La principal causa de mortalidad es el fracaso renal.

Diagnóstico y tratamiento.

DIAGNÓSTICO:

El diagnóstico se basa en la combinación de la historia y examen por un médico con análisis de sangre y orina.

Para valorar el grado de afectación renal, puede ser necesario realizar una biopsia hepática, generalmente por punción.

TRATAMIENTO:

El tratamiento es médico, pudiendo requerir el ingreso en el hospital para el tratamiento de las cirsis o de las complicaciones. nética.

Medidas generales.

Medicación.

Su médico le administrará corticoesteroides e inmunosupresores, drogas potentes que deberán irse reduciendo lo más rapidamente posible. Para molestias menores, puede tomar aspirina o paracetamol.

Actividad.

Evite las actividades que pueden provocar heridas, como los deportes de contacto.

Puede nadar, ir en bicicleta o andar.

No hay otras restricciones.

Dieta.

No hay una dieta especial.

Si los vómitos son problemáticos, comidas menos abundantes pero más frecuentes pueden ser útiles.

Avise a su medico si.

Nota signos de infección (dolores nuevos con fiebre asociada)

Nota un empeoramiento de los síntomas pese al tratamiento.

Sangra mucho o siente opresión y dificultad al respirar.

Complicaciones.

Pueden producirse paradas cardiacas, trombosis venosas y pulmonares, fracaso renal agudo y crónico.

El embarazo puede llevarse a buen término, aunque está aumentado el número de abortos expontáneos. Normalmente no afecta la actividad de la enfermedad hasta después del parto. La medicación empleada para el LES puede seguir tomándose durante el embarazo.

Causas.

Por razones desconocidas, el organismo ataca a sus propios componentes.

Es más frecuente en pacientes con determinados HLA (lo que distingue genéticamente a unas personas de otras)

Factores ambientales, sin determinar, contribuyen a la aparición de la enfermedad.

Una serie de medicamentos producen un cuadro similar, aunque limitado y poco frecuente:

Procainamida,

Hidralacina,

Isoniacida,

Clorpromacina,

D - Penicilamina,

alfa Metildopa,

Practolol,

Quinidina y.

alfa Interferon.

Otros medicamentos han sido responsabilizados en casos esporádicos.

Signos y síntomas.

Generales:

Fiebre,

Cansancio,

Malestar general,

Pérdida de peso,

Falta de apetito.

Musculoesqueléticos:

Dolor en las articulaciones (artralgias) sobre todo de los dedos,

Dolor muscular (mialgias)

Hinchazón generalizada de manos y pies,

Inflamación de los tendones.

Cutáneos:

Erupción en mariposa (enrojecimiento fijo de las mejillas y dorso de la nariz) típico,

Erupciones más extendidas pero infrecuentes,

Alopecias parciales (pérdida de cabello por zonas)

Lesiones de vasculitis en brazos y manos.

Renales:

Nefritis clínicamente apreciable en la mitad de los pacientes.

Pérdida de proteinas por la orina,

Células inflamatorias en la orina,

Hinchazón por pérdida de proteinas de los tobillos.

Nerviosos:

Puede afectar a casi cualquier estructura cerebral, con síntomas acordes al lugar atacado.

Es frecuente una cierta pérdida cognitiva,

Pueden ocurrir convulsiones.

Vasculares:

Las trombosis son muy frecuentes.

Hematológicas (de la sangre)

Anemia de enfermedad crónica, muy frecuente,

Hemólisis posible (destrucción de los glóbulos rojos)

Trombocitopenia.

Anticoagulante lúpico, con tendencia a las hemorragias.

Cardiopulmonares:

Pericarditis, frecuente.

Miocarditis, que puede provocar muerte súbita.

Pleuresía y derrames pleurales.

Digestivas:

Nausea,

Diarrea,

Molestias abdominales.

Oculares:

Vasculitis retinal, con pérdida de visión.

Factores de riesgo.

Antecedentes familiares, la exposición al sol puede desencadenar un ataque.

Prevención.

La enfermedad en sí no tiene prevención.

Para evitar las reagudizaciones, evite el sol.


Productos Relacionados