CANSANCIO - ASTENIA

Información sobre la enfermedad



CANSANCIO - ASTENIA - HIPERnatural.COM
2000 - 2013 © HIPERnatural.COM
CANSANCIO - ASTENIA
Cansancio - Astenia.

Definición.

El cansancio se define como la incapacidad de mantener una fuerza inicial durante un esfuerzo continuo.

Esta definición es incompleta, pues en realidad habría que diferenciar dos tipos de cansancio:

• El cansancio producido por un esfuerzo, que es una situación fisiológica normal.

• El cansancio que aparece tras un leve esfuerzo o incluso antes de cualquier esfuerzo. Es más adecuado hablar en este último caso de astenia.

1. Cansancio producido por un esfuerzo.

El cansancio es una situación normal, siempre y cuando sea consecuencia de un esfuerzo intenso o prolongado.

Durante el ejercicio físico, el organismo utiliza sus reservas de forma progresiva, para poder así, transformarlas en energía. La sensación de cansancio se hace evidente cuando se deja de satisfacer a las necesidades energéticas. El cansancio es una señal fisiológica que indica que las posibilidades de regulación espontánea se encuentran fuera de sus límites. En este caso, el cansancio muscular puede ser denominado "cansancio normal". Tras un descanso reparador, todo vuelve a la normalidad.

2. Astenia.

La astenia es un cansancio duradero, que persiste al margen de cualquier esfuerzo, insensible o poco sensible al descanso.

En la mayoría de los casos, no se revela ninguna etiología orgánica. Se trata a menudo, de un cansancio ocasionado por una actividad excesiva, el estrés o los cambios de estación. Se dice que el cansancio es un efecto psicosomático. Generalmente, esta astenia se agudiza por la mañana, tendiendo a desaparecer a lo largo del día.

En otros casos la astenia aparece descrita dentro de un marco psiquiátrico, en el que la depresión reaccional ocupa el puesto más relevante. No obstante, no se debe olvidar que la astenia puede ser asimismo, la señal de alarma de una patología subyacente.

Son posibles numerosas etiologías: infecciosa, metabólica, endocrina, neurológica. Sólo puede hablarse de astenia cuando se haya descartado la posibilidad de un cansancio originado por causas orgánicas.

La astenia se manifiesta a través de numerosos signos que se traducen en una disminución de la actividad física (agotamiento, adinamia) e intelectual (pérdida de memoria, problemas de concentración) Estos signos van asociados generalmente, a manifestaciones de naturaleza física: ansiedad, desmotivación, abulia, disminución de la líbido.

Es muy difícil que todos estos síntomas aparezcan de una forma aislada, van acompañados, según los casos, de problemas de sueño (insomnio o hipersomnio) de palpitaciones, cefaleas, dolores abdominales etc.

En el caso de la astenia funcional, los síntomas no proceden de un agotamiento de las reservas energéticas, sino más bien de una mala gestión de las mismas.

Mecanismos de la Astenia.

La teoría actual de los neurofisiólogos apunta a la intervención del centro de la vigilia en los fenómenos de astenia. Éste se sitúa en la zona reticular del tronco cerebral y recibe el nombre de sistema reticular activador (S. R. A. Este S. R. A. refuerza la actividad motora refleja, la vigilia y la percepción, además de activar ciertas células corticales. La no activación de este centro, es responsable de la aparición de diversas manifestaciones del cansancio a nivel periférico. Esto explicaría la sintomatología polimorfa de la astenia.

Tratamiento.

El tratamiento de las astenias funcionales reposa sobre dos grandes bases: reglas dietéticas y fitoterapia.

1. Reglas Dietéticas.

La astenia puede aparecer como un signo anunciador de otras enfermedades presentes: obesidad, diabetes, hiperlipidemia, aterosclerosis, sobrecarga metabólica.

Para luchar contra la astenia sería pues, indispensable la adopción de algunas reglas dietéticas simples.

La alimentación occidental lleva a excesos y defectos de ciertos elementos indispensables. A pesar de la abundancia y diversidad de alimentos consumidos, las estadísticas recientes revelan singulares carencias en vitaminas, minerales y oligoelementos.

2. Fitoterapia.

En caso de astenia, los tratamientos clásicos proponen la ingestión de productos excitantes.

La fitoterapia permite tratar la astenia de una forma global y en profundidad. Para este fin, se cuenta principalmente con tres plantas de conocidos efectos antiasténicos: Ginseng, Eleuterococo y Cola.

Plantas adecuadas para esta enfermedad.

Ginseng de Corea.

Eleuterococo.

Cola (nuez de)

Guaraná.


Productos Relacionados